El Centro Tecnológico Popular ha dejado huella en la Letamendi, como parte de la obra social de Jairala

Publicado en: Noticias | 0


El candidato de la alianza PAIS-Centro Democrático fue bien recibido por los habitantes de este populoso sector de Guayaquil

La presencia de Jimmy Jairala, candidato a la reelección como prefecto del Guayas por la alianza PAIS-Centro Democrático (listas 35-61), alteró de manera positiva la cotidianidad en el sector 4 de la parroquia Letamendi, en el Suburbio Oeste de Guayaquil.

La tarde de este martes 11 de febrero de 2014, Jairala recorrió la zona, junto al aspirante a concejal por el Distrito I, Carlos Luis Morales. El recorrido empezó en las calles Décima y El Oro. En cada casa que visitaban o ante cada ciudadano que se detenía para saludarlos la respuesta era siempre positiva.

“Muy buen trabajo es el que está haciendo”, dice Guadalupe Sánchez, de 41 años, para explicar por qué saludó con efusividad al abanderado de la alianza en Guayas, cuando pasó por su casa, ubicada en la calle Décima, entre El Oro y Chambers.

¿Y cuáles son las obras que recuerda? “Las carreteras, las escuelas de fútbol, la capacitación en computación”, enumera. El beneficio de la obra de Jairala en la provincia se ha visto reflejado en el hogar de Sánchez. Su hija, Mildred Ochoa, quien está próxima a cumplir 18 años y a graduarse de secundaria, tomó los cursos gratuitos que se imparten en el Centro Tecnológico Popular (CTP), ubicado a unas pocas cuadras de allí, en Venezuela y la Octava. “Le han servido mucho a mi hija”, reflexiona.

El mismo beneficio ha llegado a las amigas Amelia Morán y Yolanda Navas, de 38 y 37 años –respectivamente- y habitantes de la Décima y Domingo Savio. Ellas no ocultaron su felicidad al saludar a Jairala la tarde de este miércoles.

Cuando se les pregunta el motivo, Yolanda no duda en razonar el cariño: “Él está haciendo algo muy bueno. Me gusta lo de los caballos para los niños con discapacidad”, indica en alusión a la atención que brinda el Centro Integral de Equinoterapia.

Ambas han accedido a la obra de Jairala en la Prefectura a través de los cursos que se dictan en el CTP. Amelia cursó un nivel; Yolanda terminó cuatro módulos. Entre bromas, la primera reflexiona en que, al menos, ahora ya sabe encender el computador. Y esos conocimientos los ha aplicado en su trabajo y en su casa.

Fotos

Deja un comentario