El Niño se presentaría a fines de año y no sería tan devastador como el del 97-98

Publicado en: Noticias | 0
La tarde del pasado martes 24 de julio, el prefecto Jimmy Jairala recibió la visita de Rodney Martínez, coordinador general del Centro Internacional para la Investigación del Fenómeno El Niño (Ciifen); el director de Ambiente de la Prefectura, Roberto Urquizo Calderón; y representantes del proyecto Usaid-Costas y Bosques Sostenibles y de la ONG Ambiental The Nature Conservacy.
La tarde del pasado martes 24 de julio, el prefecto Jimmy Jairala recibió la visita de Rodney Martínez, coordinador general del Centro Internacional para la Investigación del Fenómeno El Niño (Ciifen); el director de Ambiente de la Prefectura, Roberto Urquizo Calderón; y representantes del proyecto Usaid-Costas y Bosques Sostenibles y de la ONG Ambiental The Nature Conservacy.

Una delegación de expertos que participó en seminario sobre cambio climático se reunió con el Prefecto. Según las mediciones actuales, los impactos no se harían sentir en septiembre. Los técnicos están pendientes de los cambios en el Pacífico y en el Atlántico

El prefecto Jimmy Jairala se reunió la tarde del martes pasado con expertos que participaron en el taller sobre la «Identificación de elementos sectoriales para la construcción de la estrategia provincial de cambio climático» que organizó la Dirección de Ambiente de la institución.

La delegación la conformaron Rodney Martínez, coordinador general del Centro Internacional para la Investigación del Fenómeno El Niño (Ciifen); el director de Ambiente de la Prefectura, Roberto Urquizo Calderón; y representantes del proyecto Usaid-Costas y Bosques Sostenibles y de la ONG ambiental The Nature Conservacy.

Durante el encuentro, los expertos presentaron a Jairala un informe del monitoreo de El Niño. Por ahora –señalaron-, frente a Ecuador, las condiciones están muy cercanas a lo normal y estamos experimentando condiciones frías, propias de la época, lo que significa que se descarta que se sientan sus impactos en septiembre. Pero, posiblemente habrá un desarrollo del fenómeno a partir de octubre, pero los impactos no se sentirán sino hasta diciembre o al inicio de la próxima estación invernal.

Además, según recalcó Martínez, cada evento El Niño tiene características diferentes y, de presentarse, no será similar al de 1997-1998 (el más devastador que se recuerde en la historia reciente y que en Ecuador dejó carreteras, casas y plantaciones destruidas), sino muy similar al de 2006-2007 o 2008-2009, que fueron de menor intensidad.

Durante la cita, también se recalcó la necesidad de «tomarle el pulso a las características del Océano Atlántico, porque están incidiendo en la Amazonía y, por consiguiente, aportan humedad a Ecuador, generando lluvias, como ocurrió en la estación invernal de 2012. «Este año, la estación invernal estuvo gobernada en su totalidad por lo que nos trajo la cuenca amazónica, asociada a perturbaciones en el Atlántico y en mucha menor proporción a lo que generó el Pacífico», recalcó Martínez.

No se descarta que podría repetirse ese fenómeno que es causado por el Gradiente Meridional Atlántico (un índice de temperatura entre los trópicos). «Se lo monitorea frecuentemente y se sigue dando muy fuerte, lo que apuntaría a que tengamos un comportamiento similar al de la estación invernal (de este año)», recalcó Martínez.

Una de las conclusiones del encuentro fue la necesidad de prepararse frente a posibles escenarios y a una estación más fuerte de lo normal. En ese sentido, Jairala ofreció el apoyo de la institución para realizar futuros talleres, con los sectores productivos rurales y urbanos del Guayas y también con los comunicadores sociales, para mejorar los canales de prevención y de información.

En tanto, el taller sobre el cambio climático, que realizó la Prefectura con el auspicio de Usaid y el soporte técnico del Ciifen contó con la participación de una treintena de expertos en diversas disciplinas y delegados de instituciones de todo el país relacionados con el cambio climático.

Esta es la Segunda Fase del Proyecto que en su primera etapa analizó la vulnerabilidad de la provincia ante el cambio climático.

A través de mesas de trabajo, se analizaron aspectos de la vulnerabilidad en tres áreas principales: social, económica y ambiental. Precisamente, entre las conclusiones, se determinó que para una mejor adaptación al cambio climático, se debe reducir dicha vulnerabilidad. Para ello, es necesario focalizar las debilidades y las fortalezas del Guayas.

Deja un comentario