La Prefectura empieza fumigación en zonas rurales afectadas por las lluvias

Publicado en: Noticias | 0
En la cdla. Assad Bucaram, en Daule, la Prefectura realizó labores de fumigación.
En la cdla. Assad Bucaram, en Daule, la Prefectura realizó labores de fumigación.

En el rostro de Leonela Delgado, de 52 años, se fueron desdibujando las líneas de preocupación. Eran las 10:00 del jueves pasado cuando, desde una camioneta del Gobierno Provincial del Guayas, la tercera etapa de la ciudadela Asaad Bucaram, del cantón Daule, fue rociada con insecticida malatión para combatir a los mosquitos que transmiten enfermedades como el dengue y el paludismo.

La preocupación de Leonela radica en el hecho de que hace cuatro años, ella, su esposo y sus dos hijos contrajeron dengue. “Mire que después de que a uno le da dengue corre el riesgo de que le dé dengue hemorrágico”, repetía la mujer mientras reflexionaba en el hecho de que esta es la primera vez que una institución pública viene a fumigar en su ciudadela.

Aunque está ubicada al pie de la carretera principal, la ciudadela no cuenta con calles pavimentadas ni alcantarillas y después de cada lluvia las vías quedan convertidas en lagunilla donde se crían los mosquitos.

“Los mosquitos  están a la orden del día”, repetía mientras preparaba la tina para lavar la ropa y, sin siquiera mirar, lanzaba rauda su mano derecha hacia su espalda o cualquier otra parte del cuerpo, intentando matar a cuanto mosquito trataba de picarle.

En ese criterio coincide su vecina Yolanda León, de 78 años, quien se quejaba de que “los mosquitos nos quieren levantar en peso… así no se puede vivir”. Desde la ventana de su casa esquinera veía cómo los trabajadores del Gobierno Provincial del Guayas preparaban la máquina que se usó para la fumigación ambiental.

La gripe que la aqueja no merma la curiosidad de Yolanda, ni su buen ánimo. Sus ojos se abren y sus labios dibujan una sonrisa al enterarse que la fumigación fue dispuesta por el prefecto Jimmy Jairala, de quien recuerda que estuvo en esa zona en la época de campaña y ahora la maquinaria del Gobierno Provincial se hace presente en la época invernal. “Una vez estuvo por aquí en campaña… Lo recuerdo bien”.

La fumigación empezada el jueves pasado.
La fumigación empezada el jueves pasado.

Jorge Moreira, jefe de Fumigación del Gobierno Provincial, explica que la fumigación no puede ser diaria. El trabajo se ha intensificado esta semana, pero una fumigación diaria podría causar problemas en animales, plantas y hasta en niños

La fumigación empezada el jueves pasado tendrá que repetirse dentro de 10 ó 15 días como parte de la programación del Gobierno Provincial que ha identificado como zonas críticas a Balao y Puerto Inca (donde incluso se han instalado brigadas médicas), por las inundaciones reportadas en la zona.

Los sectores considerados como semicríticos son Milagro y Naranjito; mientras que en Daule las labores de fumigación son de prevención.

Moreira explica que, además de la fumigación ambiental, considerada la más efectiva porque el malatión permanece impregnado en paredes y casas por mayor tiempo, se entregará abate para que las familias puedan proteger el agua de consumo humano y material para desratización.


Deja un comentario